Mientras tanto en Colombia

El máximo tribunal sentenció que no se puede judicializar a los ciudadanos que porte su dosis para el consumo personal. Si bien el edicto no deja de patologizar a los usuarios de sustancias declaradas ilícitas, llamándolos enfermos, resulta una salvaguarda ante el acoso policial.

Este miércoles 28 de junio la Sala Plena de la Corte Constitucional de Colombia  determinó que las autoridades no pueden judicializar a las personas que porten la dosis mínima de drogas establecida para su consumo.

 En Colombia la dosis mínima permite portar un gramo de cocaína y 22 de marihuana.

El fallo de los jueces dice que quienes sean sorprendidos por la policía con tales cantidades no pueden ser catalogados como delincuentes sino como “enfermos”, lo que implica que no puedan ser detenidos.

Si bien, los policías no podrán llevar detenidos a quienes sorprendan con la dosis personal, tienen autorización – según reza el dictamen de la Corte Suprema – a incautar la droga, retenerla y destruirla.

Por su parte, el fiscal general, Eduardo Montealegre, dijo que es necesario volver a despenalizar el porte de la dosis mínima por ser un asunto de salubridad pública y no un delito.

Si bien hasta julio del 2011 en Colombia estaba permitido el porte de una dosis mínima, la Ley de Seguridad Ciudadana aprobada en esa fecha modificó el Código Penal e impuso una pena entre 64 a 108 meses de prisión a quien sea sorprendido portando menos de mil gramos de marihuana y menos de 100 gramos de cocaína, lo que criminalizaba a quienes portaban cantidades ínfimas de dichas sustancias.

Hace dos meses atrás el procurador general, Alejandro Ordóñez, reinstaló la  penalización del porte de dosis personal de sustancias declaradas ilícitas desde que la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes declarara una cantidad importante de vehículos de ebriedad como prohibidos.

La Corte Suprema colombiana sostuvo en su comunicado que el Congreso de la República mediante ya había determinado la obligación del Estado de tomar “medidas terapéuticas para las personas que tengan alguna adicción a los estupefacientes”.

DEMANDA CIUDADANA

El origen de la determinación de la Corte Suprema se originó en un requerimiento hecho por el ciudadanoDavid Delgado Viterym quien argumento que la penalización era contraria a los derechos humanos, pues desconocía la dignidad de la persona y “atropellaba el principio de autonomía, que le es inherente, aunque esta conducta merezca el reproche de la comunidad desde otros ángulos”.

La demanda apuntó a la expresión “llevar consigo” contenida en el artículo 11 de la Ley 1453 de 2011 que modificó el Código Penal y establecía que si la cantidad no excedía los mil gramos de marihuana, 200 de hachís y 100 de cocaína incurría en el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes y podría pagar una pena entre 64 y 108 meses de cárcel.

El ciudadano alegó que dicho artículo afectaba el libre desarrollo de la personalidad, el principio de autonomía y el de la igualdad.

JEFE POLICIAL A FAVOR DE DISCUTIR POLÍTICAS DE DROGAS

Hace poco el ex director de la Policía Nacional, Óscar Naranjo, propuso la despenalización del consumo de Marihuana en una entrevista concedida al diario El Tiempo antes de abandonar el cargo.

En la oportunidad, Naranjo dijo que “soy amigo de promover un debate que explore vías alternativas, nuevos procedimientos, nuevas políticas alrededor de la prevención y la represión de las drogas”.

Luego agregó que “es necesario primero decirnos la verdad, porque la información alrededor de las drogas es difusa, inconsistente” y que “una sociedad no puede quedarse impávida cuando los ciudadanos demandan un producto que los está matando. Eso sería tremendamente irresponsable. En el otro extremo están productos como la marihuana, donde científicamente se demuestra que es mucho menos nociva, letal y adictiva que otros productos. Habrá que plantear un proceso de regularización de la marihuana”.

A principios de año el presidente Juan Manuel Santos se manifestó a favor de discutir las actuales políticas de drogas y aventuró la despenalización del cannabis. El presidente colombiano dijo que despenalizaría las drogas en Colombia si así lo hace el resto del mundo. Comparando las actuales políticas con una bicicleta estática, Santos no se atreve a ponerle ruedas para echarla a andar.

Desde el 2009 que varios ex presidentes de países latinoamericanos se han manifestado a favor de la despenalización. Entre ellos figuran los ex presidentes de Colombia, César Gaviria; de Brasil Fernando Henrique Cardoso y de México, Ernesto Zedillo y Vicente Fox.

En la reciente Cumbre de la OEA, realizada en Cartagena de Indias, el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, llamó a pensar la despenalización de las drogas como estrategia para enfrentar los altos índices de criminalidad y violencia asociados al tráfico ilícito. Ya en marzo, Pérez Molina convocó una conferencia especial para convencer a sus pares centroamericanos de la necesidad de discutir esto.

FUENTE: El Ciudadano

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: