El Riego

Sin agua no ha vida. Puedes tener toda la tecnología del mundo tanto para indoor o exterior pero sin una buena administración del agua, tus proyectos no andarán correctamente. Hoy queremos repasar este importante factor para el crecimiento de nuestras plantas y la vitalidad que entrega al transportar los nutrientes de manera correcta.

El agua es el el motor de la vida en las plantas y el cannabis es en exclusiva un consumidor especial de este elemento.

A diferencia de otras plantas, el cannabis requiere cantidades abundantes de agua en sus riegos, sin embargo el agua también puede jugar en contra cuando el riego es demasiado, como en todas las plantas la humedad excederá y tu planta tendrá hojas delgadas, hiperhidratadas y sensibles a caerse.

El riego no es un tema menor, el cannabis en especial es una especie sensible en el cultivo y si quieres tener una buena cosecha, pués es mejor controlar de la manera más profesional tu cultivo. Para ello primero debes tener en cuenta el tipo de sustrato que requerirás para cultivar.

Sustato

El cannabis, como otras especies vegetales adquiere los nutrientes a través de las raíces o sistema radicular. En contra de la creencia habitual, éste es en extremo perezoso y relativamente delicado, necesitando un sustrato de cultivo ligero y esponjoso. Las mezclas de sustrato que incluyen turba o perlita son ideales para la aireación de las raices y la retención del agua y humedad. Además de lo anterior, es requisito indispensable un alto contenido de nutrientes que garantice un correcto desarrollo, sobretodo en indoor, donde tu eres quien controla todas las variables del crecimiento y el uso de nutrientes es casi obligado. De esta manera, por jemplo,  Bioecological ha desarrollado un producto especial para mejorar la estabilidad del suelo haciendolo más estable para la oxigenación y amigable para el riego: Alghum, el cual incrementa la capacidad de retención de agua en el sustrato, mejora la estabilidad del suelo, facilita la oxigenación y beneficia la actividad microbiológica del sustrato todo a base de algas marinas. Mejorando tu sustrato indudablemente va a mejorar la capacidad de absorción por parte de la planta lo que se traducirá en una cosecha mucho mejor alimentada, sólo espero que imagines qué significa eso.

Cómo regar

La idea del riego es básica: usar un recipiente con agua y echar al sustrato. Sin embargo lo mejor es usar una regadera de jardinería (como la de la foto) que no permite el riego brusco o violento en el sustrato, cuidando siempre que no rebalse. No ocupar recipientes de boca muy ancha, esto aumenta el impacto del agua en el sustrato y no controla la cantidad de agua que queremos suministrar a nuestra planta.

Por otra parte, el cannabis se alimenta a base de iones de diferentes sales que absorve a través de la membrana radicular por un proceso osmótico o de permeabilización. Estos iones representan los distintos macro y micro nutrientes que la planta necesita para su evolución. Uno de los primeros errores que cometen los que se inician en la cannabicultura es el encharcamiento del sustrato, regando a borbotones y desde demasiada altura. Esto provoca por un lado una significativa pérdida de nutrientes que serán arrastrados por el agua sobrante que escapa por el drenaje, haciendo que en poco tiempo éste quede vacío o escaso de uno o varios nutrientes, y en cualquier caso, desequilibrando el sistema alimenticio. También hay que tener en cuenta que al cannabis le gusta el secano ambiental, y que este factor abiótico es uno de los que influyen en la producción de tricomas, los aromas, los sabores y otros componentes organolépticos. Este secano ambiental suele confundirse con el hecho de dejar secar en exceso el sustrato, lo cual acaba dejándolo inerte y sin vida bacteriana y microbiológica. Por otro lado tampoco es conveniente mantener la tierra encharcada o húmeda permanentemente, ya que la planta necesita de niveles de sequedad para poder oxigenarse. Como regla básica, expuesta en la mayoría de los manuales de cultivo, deberíamos regar cuando más o menos los dos centímetros superiores del sustrato se encuentren secos. Esto se puede verificar introduciendo un dedo en la maceta comprobando así el nivel de humedad.

Otro método, un poco más eficiente, es el control del peso del macetero en combinación con el aspecto que muestra la planta. Cuando ésta necesita ser regada, comienza a mostrar un aspecto de hojas caídas y ramas blandas. Si previamente hemos tomado una referencia del peso de la maceta recién regada, notaremos claramente la disminución del peso de ésta según va pasando el tiempo y el sustrato se va secando. Por lo tanto, cuando vemos que la planta se empieza a mostrar alicaída y comprobamos que la maceta pesa poco, es el momento de regar. No confundir el aspecto “triste” con la forma que adopta la planta en la oscuridad o cuando se encuentra en ambientes excesivamente húmedos

El factor PH

El pH, es otro de los factores a considerar si quieres cultivar con la mayor rigurosidad, todo a beneficio de tu planta y tu cosecha. El pH, o “potencial de hidrógeno”, es la medida de alcalinidad o acidez de una solución o suelo. Las variables extremas de pH, tanto altas o baja, se mostrarán a forma de deficiencia en las hojas de tus plantas, normalmente pensaremos que son quemaduras o que tu planta tiene falta de algún nutriente, sin embargo estas deficiencias no serán otra cosa que problemas con el pH de tu suelo o agua de riego. De esta forma, el agua de riego debe tener un pH específico, que normalmente no viene calibrado si riegas desde la llave del grifo de tu hogar. Al cannabis le gustan los medios moderadamente ácidos, con un pH de entre 5,5 a 6,5, pudiendo llegar hasta 7 si el agua no esta cargada de sales en exceso. En base a esto es importante usar una tierra en ese rango, que en combinación con el pH del agua se mantenga en él. El pH tiende a equilibrarse en el sustrato si éste es de buena calidad y no contiene exceso de turbas que suelen ser muy ácidas (pH 3-4). lo que quiere decir que si estamos trabajando con una mezcla de tierra de por ejemplo pH 6, podemos regar con agua al 7 sin problemas, siempre que no contenga exceso de sales o residuo seco, por lo que se desaconsejan las aguas minerales. De cualquier forma, el pH del agua debería estar en un rango 6-7 en base al pH del sustrato. Valores fuera de ese rango pueden provocar shocks en el sistema radicular que producirán extraños efectos en nuestras plantas, como mencionamos anteriormente. A continuación una tabla standard del pH y la relación de los macro y micronutrientes con el pH, como verás, las concentraciones de pH óptimas están entre 6 y 8:

¿Qué agua usar?


El agua del grifo del hogar suele contener altos niveles de sales alcalinas, sodio, cloro (que genera un suelo ácido), etc. El ph suele ser también bastante alto en este tipo de aguas. La capacidad de absorción de potasio (indispensable en el periodo de floración), magnesio y calcio, se ve mermada por culpa de estas sales acumuladas en el agua. Durante la floración, momento en el que las hojas comienzan a debilitarse debido al crecimiento de los cogollos, notaremos también los efectos de la calidad del agua.

Existen varias maneras de mejorar el agua:

Eliminar el cloro, dejando reposar el agua de riego un par de días para que éste se evapore. Este metodo consiste en llenar un recipiente de unos 2-5 lts de agua (dependiendo de tu cultivo) y dejarlo sin tapa al aire por al menos unas 24 horas. Lo ideal es desde 48 horas en adelante.

Otro método es añadir un poco de vinagre al agua en el momento de regar para bajar el ph, esto mejora la calidad del agua en ph pero no disminuye o elimina otras sustancias que pueda contener el agua.

También puedes comprar un medidor de ph, porque un agua muy baja en ph también es negativa para un normal crecimiento del cannabis.

Cómo sea, el agua siempre es un factor importante a considerar: desde su frecuencia de riego hasta su calidad. Existen variadas herramientas en la industria formal para aplicar al riego del cannabis, desde bombas para filtrar el agua y mejorar su calidad hasta herramientas que permiten un riego eficaz, como el riego por goteo, uno de los principales y eficaces métodos para el riego del cannabis.

¿Qué hacer cuando falta el agua?

Algunos cultivadores, principalmente de exterior, usan herramientas especiales para el riego. Ya sea porque sus cultivos están alejados de su lugar de residencia (cultivo de guerrilla) o simplemente porque unas vacaciones impedirán el riego normal de las plantas. Para ello hay varias formulas para apalear este inconveniente. La primera de ellas es el uso de un gel especial de retención de agua que se añade al sustrato. Germinia Growshop considera esta variable al disponer de Hidralong, un gel que puede retener hasta 250 veces su peso en agua. Otra forma, más externa para el riego constante en ausencia del cultivador, es Humboldt Garden (en la foto) un dispositivo especial que permite el riego continuo. En este caso es Amsterdam Growshop quien pone a la venta esta util herramienta para el cutlivo de guerrilla o simplemente para las vacaciones, para que el agua nunca te falte. Buenos humos y hasta la próxima.

Etiquetas: , , , ,

3 comentarios to “El Riego”

  1. jajajja te las mandaste

  2. Realmente bueno, ese tip del riego dependiendo del animo de la planta y peso de la maceta es super buen parametro.

    Saludos.

  3. Excelente artículo sobre riego, con algunos detalles:
    1)La práctica de reposar el agua antes de usarla no tiene tanto que ver con eliminar el cloro que se evapora sino con las sales minerales (calcárea) que trae el agua de la llave, y que por ser más pesadas se van al fondo si se dejan quietas. La idea es hacerlo en un recipiente de boca ancha para poder sacar con un jarrito el agua de la parte de arriba sin mezclarla con la de abajo, ya que esta última es la que contiene más concentración de estas sales que queremos evitar en nuestro macetero ya que intoxican a la planta y bloquean su capacidad de absorber algunos nutrientes. Si lo hacemos en una botella u otro recipiente que se debe voltear para sacar el agua de él, se vuelve a mezclar las sales con el agua y pierde sentido haberla reposado.
    2)Nos llamamos Germinia Growshop, no growsop
    3)Existen otras forma de mejorar el agua, por ejemplo usando filtros, o aplicando productos que atrapen y neutralicen estas sales para que no se acumulen en el sustrato y no resulten tóxicas, a la vez que bajando el pH, como SEIDO
    4)Humboldt e Hidralong en realidad contienen el mismo polímero que atrapa agua, con la diferencia que en el segundo caso no incluye el agua. Hidralong puede usarse mezclado con el sustrato cuando se trata de un cultivo que sabemos que recibirá riegos poco frecuentes (guerrilla), pero también se puede aplicar encima del sustrato en una capa gruesa y cubierto con plástico para que no se sequen durante las vacaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: